febrero 1, 2023

Los escándalos de Corrupción a nivel mundial, ha sido determinante en la aparición y/o revolución de la competencia profesional y necesidad empresarial del Compliance o Cumplimiento.

Compliance (o cumplimiento) puede ser definido como la función independiente que identifica, asesora, alerta, monitorea y reporta los riesgos de sanciones, riesgos de pérdidas financieras y riesgos por pérdidas de reputación que se producen por inobservancia de leyes, regulaciones, códigos de conducta y estándares de buenas prácticas.

Si bien es cierto el Compliance es la capacidad de una organización de validar el cumplimiento de Normas impuestas por un estado en virtud de salvaguardar y proteger actores involucrados, es aspectos patrimoniales, fiscales, tributarios, legales, económicos, financieros, contables, etc…

Personalmente, creo que la oportunidad de hacer del Compliance “un negocio”, ha significado en poner en el mercado un servicio que no va más allá que hacer un Check List Normativo, y que en esencia el Compliance es eso: Verificar si la organización Cumple o No Cumple con lo establecido por la Ley sobre una materia.

Si miramos detalladamente la esencia del Compliance, lo que se está analizando es un escenario desde la organización hacia afuera (principalmente), por los requisitos normados para establecer ciertos procesos de reportabilidad que afecten a la Sociedad, Economía o que impacten en el Patrimonio Nacional.

Pero la pregunta principal es: ¿El Compliance “Normativo”, es suficiente para darle seguridad a las organizaciones, estado y personas?

Actualmente muchos profesionales de distintas áreas de competencia, están incursionando en este “nicho”, que puede ser o no una solución a la demanda del mercado, pero lo más importante es determinar si ese servicio o asesoría en aspectos Normativos es suficiente para lo que necesitan los mercados actuales.

Si bien es cierto que la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas (empresas), también debemos considerar ciertos escenarios que ocurren dentro de ellas, con el fin de cometer ilícitos o fraudes que afectan al patrimonio de las organizaciones, como por ejemplo: El Fraude Ocupacional.

El Fraude Ocupacional, es cualquier actividad o acción de una o más personas, abusando de sus atribuciones, responsabilidad y confianza que han depositado en ellos; con el propósito de cometer o intentar defraudar a la organización obteniendo algún beneficio (monetario, material). Ocurre cuando existe debilidad o inexistencia de un Control Interno que vaya en virtud de mitigar los Riesgos de Fraude Ocupacional.

Esta es una simple descripción del ¿Por qué se cometen Fraudes dentro de las organizaciones?, para lo cual también existe el modelo del Triángulo y Diamante del Fraude, en donde se describe los motivos por el cual los trabajadores actúan deshonestamente.

El Fraude ocupacional puede ser de Manera Interna y Externa, Interna es cuando solo hay involucramiento de personas de la organización, y externo es cuando además hay personas externas involucradas con alguien que pertenece a la organización.

Es muy importante que para poder mitigar e implementar medidas internas que puedan contrarrestar estas actitudes, no es necesariamente conocer la norma existente en cada país como cumplimiento normativo o Compliance, sino que es conocer el negocio e implementar medidas sobre los Riesgos de Fraude, y estas medidas (que deben estar escritas y formalizadas) con:

Medidas Preventivas: Políticas o Procedimientos para prevenir Riesgos de Fraude.

Medidas Detectivas: Políticas o Procedimientos para Detectar escenarios que no hayan sido controlados a tiempo.

Medidas Investigativas: Políticas o Procedimientos de acción para Investigar Internamente un hecho detectado – Y no estamos hablando de Auditoria Forense, para que no se confundan.

Medidas Resolutivas: Políticas o Procedimientos que permitirán tomar decisiones sobre el resultado del caso Investigado, en donde quedan establecidas las sanciones y diligencias a seguir (administrativas o abrir un caso judicial), que dependerá de varios factores (Cuantía, Perjuicio, Involucrados, Responsabilidades, etc…)

Es importante considerar que para crear procedimientos medidas antifraudes, se deben evaluar los Riesgos de Fraude sobre escenarios posibles dentro de un negocio, por cada proceso interno. Cada proceso tiene escenarios que son transversales sin importar el rubro, como también ciertas casuísticas propias del rubro.

Por esto y mucho más, un simple Compliance, como un Check List de Normativas versus la realidad de una Empresa, no es suficiente para dar seguridad sobre las vulnerabilidades a la que está expuesta una organización.

Se recomienda y sugiere que el Compliance vaya de la mano de Modelos de Riesgo de Fraude Interno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *